Y ese, ¿qué sabor es?

Nuestros días en Salvador da Bahia también incluyeron degustación de helados (sorvetes, en portugués). Además de sabores de frutas que nunca antes habíamos escuchado nombrar (sobre todo en mi caso, acostumbrada a la oferta de Buenos Aires), cuentan con algunas misturas realmente memorables para el paladar.

Les dejo aquí una breve reseña de dos sorveterias riquísimas que vale la pena visitar y así experimentar los sabores únicos que ofrecen.

 

– Le Glacier Laporte

En una pequeña esquina frente a la Iglesia de San Francisco, en pleno Pelourinho (post completo del Pelourinho aquí), está ubicada la sorveteria Le Glacier Laporte. En su cardápio cuenta con helados artesanales de sabores realmente originales: desde miel con jengibre, hasta uno de especias en el que se distingue un marcado sabor a comino. Pueden sonar un poco extraños pero les aseguro que son exquisitos!! El local es ideal para hacer una pausa durante el día, ya sea sentados en las mesas que tienen en el interior o afuera bajo las sombrillas. El vaso con una bocha de helado está 5 reales.

Largo do Cruzeiro de São Francisco, 21 – Centro, Salvador – BA, 40020-280

Sorveteria Le Glacier Laporte

Sorveteria Le Glacier Laporte

 

– Sorveteria da Ribeira

Es la heladería más clásica de Salvador y forma parte del recorrido turístico típico (incluso el Salvador Bahia Bus tiene una parada allí). Su local se encuentra relativamente cerca de la Iglesia de Bonfim (post completo de la Iglesia de Bonfim y sus cintitas aquí), en pleno Largo da Ribeira. Además de tener una gran variedad de sabores frutales (umbu, biribiri, cajá, jenipapo), el de tapioca y el de coco queimado son –como se diría en portugués– muito gostosos. Tiene mesas en el interior del local o bien uno se puede sentar afuera, en unos bordes de piedra frente al mar. El vaso con una bocha de helado está 4,5 / 5 reales y es muy abundante.

Praça Conselheiro Nabuco, 87 – Ribeira, Salvador – BA, 40421-530

Sorveteria da Ribeira

Sorveteria da Ribeira