Arte urbano: El cuento de los loros

Siempre me gustó ver los paredones de las ciudades inundados de colores y escritos. Como si un ladrillo, una esquina, una medianera, un banco de plaza fueran el lienzo de esos artistas que andan por las calles dejando su mensaje, su impronta. Un lienzo de texturas, repleto de huellas pasadas, de usos y prácticas, que se reinventa continuamente. Arte urbano, arte callejero.

Y así llegué caminando a la esquina de Pedro Ignacio Rivera y Holmberg en el barrio porteño de Villa Urquiza para conocer la nueva obra de Martín Ron “El cuento de los loros”: un mural de 412 metros cuadrados que se convirtió en el más grande de la Ciudad de Buenos Aires. Ocupa tres medianeras que dan a una pequeña plaza, al lado de la sede del CBC de Drago, donde también se pueden apreciar unas esculturas diseñadas por el arquitecto argentino Clorindo Testa. Calle de por medio se vislumbra otro mural que fue pintado hace ya algunos años por el artista italiano BLU.

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

Un niño de gorra y jeans sentado sobre su skate en el verde libera su imaginación e inunda la pared de fantasía, sonido y color: sobre una tabla de skate gigante un chico-escultura desnudo (sólo tiene un casco rojo) sonríe mientras escucha el canto de unos papagayos a través de la bocina de un fonógrafo. Un hombre de boca abierta con un loro sobre su lengua está colgado por sus pelos de una avioneta y tiene conectados sus auriculares al fonógrafo. Puro surrealismo. Y una mano sale de la patineta con una varilla de madera donde una abeja gigante se posa al lado de un disco de vinilo, simulando a mí entender un tocadiscos. En una punta del skate aparece un DJ que pareciera dirigir esta sinfonía y en la otra punta sentado el propio arquitecto Clorindo Testa.

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

La idea de darle color a esos paredones surgió del periodista Matt Fox-Tucker, fundador de Buenos Aires Steert Art, para posicionar al barrio de Villa Urquiza como Distrito de Arte Urbano porteño. Convocó a Martín Ron para el trabajo y contó con el apoyo de la Comuna 12 y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La obra fue pintada en 16 días y Martín recibió ayuda de Juan “Jiant” Antonucci y Guillermo “Guiviro” Ron.

mural el cuento de los loros

No hay que olvidarse que el lugar donde se encuentra el mural era parte de la traza de la AU3, autopista nunca realizada que dejó espacio a una concatenación de baldíos y predios olvidados. El mural “El cuento de los loros” fue realizado en el marco del proyecto Barrio Parque Donado-Holmberg que tiene como objetivo revitalizar la zona.

Espero que Buenos Aires continúe ofreciendo sus paredes y recovecos para este tipo de intervenciones que nos sonríen al caminar.

 

Mural “El cuento de los loros”
Pedro Ignacio Rivera y Holmberg
Villa Urquiza – C. A. de Buenos Aires
Cómo llegar: a una cuadra de la Estación Drago (Tren Línea Mitre, Ramal J. L. Suárez)

 

 

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros

mural el cuento de los loros