El Mangal das Garças y su mirador de río

Hay un lugar en Belém do Pará donde me gusta sentarme a ver el tiempo pasar: el Mangal das Garças. Tiene un mirador de frente al río Guamá que transmite calma, donde uno puede sentarse en un banco de madera y descansar y pensar y mirar y…

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Así pasé una gran parte del último día del año del 2013. Sentada, escuchando el movimiento del río, al lado de André, mi novio, con un viento fresco que nos hacía olvidar del sol y el calor pegote de Belém. A los dos nos encanta ese lugar. Cada vez que vamos se nos hace bastante difícil abandonar la quietud que transmite. ¿Qué lugar mejor (y con qué compañía..) para pasar la última tarde del año?.

Imagen

Imagen

Imagen

El mirante do rio tiene una estructura rústica, hecha con tablones de madera y vigas anchas. Su techo de paja trenzada no deja pasar el calor sofocante. Sólo corre una brisa refrescante, renovadora. A los costados, el mangal; con sus plantas acuáticas altas, de hojas anchas y grandes, bien verdes. El sol brilla sobre ellas dándoles diversos tonos. Se escucha el canto de los pájaros y el agua tintinea con la luz. Cada tanto alguna embarcación atraviesa y el río replica sus ondas hasta la costa. Se vislumbran siluetas de edificios a lo lejos, junto a las cúpulas de alguna que otra iglesia.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Así se disfruta la tarde en aquel mirador de río del Mangal das Garças.

Se fue el 2013. Año de muchas alegrías, muchas. Cambios, vivencias, más amor, pasajes. Bienvenido 2014, estoy expectante, sos un año feliz.

 

Mangal das Garças
http://www.mangalpa.com.br
Dónde:
Passagem Carneiro da Rocha, s/n.
Cidade Velha, Belém – Pará, Brasil
Cuándo:
Martes a Domingo de 9 a 18 hs

 

Más sobre el Magal das Garças:

– El predio es una reserva ecológica cerca del centro histórico de Belém do Pará. Fue revitalizado e inaugurado en el año 2005. La entrada es gratuita (sólo se paga estacionamiento, fraccionado por horas de estadía).

– Cuenta con un restaurant que se llama “Majar das garças”. La comida es muy rica, de ambientación rústica y con una vista privilegiada sobre el río. El precio no es económico: ronda los 70 reales por persona, entre el valor fijo del rodizio, el cubierto y la bebida que se elija (precio diciembre 2013).

– Se puede caminar por varios senderos y bordear las lagunas que hay. Allí viven una gran cantidad de garzas y también otro pájaro llamado guará, que es de tonalidad rojiza y con un pico curvo bastante raro. En esta visita que hice también pude encontrar por los caminos varias iguanas sueltas. El Mangal cuenta además con un “Borboletário” (es un lugar lleno de mariposas).

– Además, en el predio se ubica el faro de Belém. Sólo subí una vez allí (en enero de 2012). Vale la pena hacerlo porque se tiene una vista panorámica y costera de la ciudad.

– Existen otras actividades culturales variadas en un espacio conocido como “Armazém do tempo”. Por el predio se pueden ver dispersos diferentes objetos que forman parte del “Memorial Amazônico da Navegação” (partes de navíos, etc).

 

__________________

De postales urbanas en Facebook https://www.facebook.com/depostalesurbanas
Y en Twitter https://twitter.com/depostalesurban

 

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen