La Casa de Vidro de Lina Bo Bardi

Durante sus años en São Paulo, la arquitecta Lina Bo Bardi dejó su impronta en la ciudad. Algunos de los edificios más representativos fueron diseñados por ella, como el MASP – Museo de Arte de São Paulo y el SESC Pompeia. Su forma de ver el espacio, de fomentar la apropiación colectiva de los lugares y de pensar las prácticas sociales de forma integrada, le valieron el reconocimiento mundial por sus pares y numerosos sectores de la sociedad.

Desde que vivo en São Paulo, mi admiración por Lina sólo crece (quizás lo habrán notado porque no es la primera vez que la menciono en el blog o en Instagram). Y tenía una cuenta pendiente: conocer la Casa de Vidro, que fue su hogar y el de Pietro Maria Bardi por más de 40 años, además de su primera obra en la ciudad.

Processed with VSCO with a6 preset


La Casa de Vidro de Lina Bo Bardi está ubicada en el barrio paulistano de Morumbi. De estilo modernista, fue construida entre los años 1950 y 1951, convirtiéndose en una de las primeras casas de la zona ya que hasta entonces estaba despoblada y prevalecía la mata atlántica. Como su nombre lo indica, la característica más llamativa es su fachada de vidrio: Lina sabía que ese material le permitiría jugar con el límite interior/exterior de tal forma que, al entrar en la casa, la continuidad con el afuera se tornase evidente. La casa sería un espacio íntimo y propio, sin impedirle contemplar el ambiente circundante. La arquitecta buscó inserir el proyecto en el paisaje natural y respetar la superficie irregular del terreno. Su frente fue construido sobre pilares que le otorgan un aire fluctuante y leve; la casa parece prácticamente una caja transparente sostenida en el aire. Tenía una vista privilegiada cuando la levantaron, digo tenía porque no sólo São Paulo fue mutando y lo que se veía descampado tomó en estos años otras formas, sino que además la vegetación del inmenso jardín que rodea el edificio creció y la Casa de Vidro quedó inmersa en un verde tupido. Lina y Pietro querían ocupar el espacio verde y llenarlo de la flora brasileña que adoraban. Por eso todo el terreno fue diseñado con esmero y cuidado por la arquitecta, dándole un lugar privilegiado a la vegetación y demarcando algunos caminos con piedras y cerámicas por el terreno que no fue ocupado por la casa.

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset


Conocí la Casa de Vidro un sábado a la tarde. La visita guiada comenzó con una pequeña charla en el antiguo taller de Lina, ubicado a pocos metros del edificio principal. La guía nos habló de la historia de Lina, nos contó detalles de su vida personal y vimos fotos de la casa y de otras de sus obras en diferentes épocas. Después nos reunimos alrededor de la escalera que sirve de ingreso a la casa e ingresamos todos juntos para poder recorrerla. Entrar a la Casa de Vidro fue mágico: los espacios, ese árbol creciendo desde el patio interno, los reflejos en las ventanas, los muebles (algunos proyectados por la propia Lina) y los variados objetos que ella y Pietro fueron coleccionando con el correr de los años. Desde discos long play y cuadros, a piezas indígenas y otras muchos elementos. Fue fácil imaginarlos viviendo allí, sentados en los sillones, escribiendo o dibujando algún boceto y compartiendo charlas con pares y amigos sobre política, cultura y actualidad. Lamentablemente no puedo compartir fotos del espacio interno de la casa porque durante la visita fue solicitado por el Instituto Lina Bo Bardi y Pietro Maria Bardi que no lo hagamos.

Una curiosidad sobre la Casa de Vidro que no conocía hasta visitarla: sólo el estar es vidriado y construido sobre pilares. Desde allí puede accederse a los cuartos, baños y cocina, todos con sus respectivas paredes de ladrillo y proyectados sobre una base firme (cualquier similitud con Le Corbusier, no es coincidencia!). Ese contraste de materiales elegidos para los ambientes comunes, donde se reciben visitas, etc. y para los ambientes privados, como los cuartos, no es casual. Mientras el vidrio nos deja ver de ambos lados, la pared de ladrillo nos resguarda. Lina cercó de esta forma los espacios íntimos, jugando con lo opaco y lo transparente, lo interno y lo externo. La casa se conecta con la naturaleza, pero al mismo tiempo es un refugio para sus habitantes.

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Hoy en día la Casa de Vidro es sede del Instituto Lina Bo Bardi y Pietro Maria Bardi, que tiene como objetivo promover y divulgar la arquitectura, el diseño, el urbanismo y el arte popular brasileño, manteniendo vivo el espíritu y la visión del escenario cultural que Lina y Pietro compartían. Para visitas es recomendable entrar en contacto previamente con el Instituto aunque en su web señalan que existen algunos horarios de visita espontánea.

 

Casa de Vidro
Gen. Almério de Moura, 200 – Vila Morumbi, São Paulo
Instituto Lina Bo Bardi
http://institutobardi.com.br
Para agendar visita previa: educativo@institutobardi.com.br

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset